• innSaei.life (C)

El desierto no contempla el retroceso...

Actualizado: hace 2 días

Caminar por el desierto supone una travesía riesgosa, condiciones climáticas adversas en medio de una inmensidad sin fronteras. Podremos tener una ruta trazada, quizá le apuntaríamos a un norte, a un horizonte… el desierto pide avance y no contempla el retroceso.

Cuando nos sentimos "desérticos" nos encontramos frente y dentro de nuestra vastedad, observamos el infinito, la inmensidad, espejismos y senderos imaginarios. Estar "desérticos" se convierte en un plan de acción, en una búsqueda para hallar un nuevo horizonte.

Este estado es prácticamente un momento entre pasado y futuro, entre vacío y lleno. Si volteamos la mirada y repasamos que hay atrás o cual ha sido nuestro recorrido no encontraremos tal rastro, nuestras huellas ya han sido borradas... ningún pasado es concreto.


No es prioridad no dejar huella, no importa que se hayan borrado, el hecho de llegar allí y encontrar nuestro desierto nos demuestra que hemos alcanzado un lugar mágico en el cual nos desvanecemos en nuestra propia historia, historia que siempre estará en constante evolución.




7 visualizaciones