top of page
  • innSaei.life (C)

Cuando tengas dudas... no dejes de dudar.

Sin entrar en definiciones y/o conceptos filosóficos sobre la duda y todo lo que puede abarcar el significado de esta palabra, más bien nos centramos en una especie de “fenomenología” que surgió a raíz de nuestro viaje interior.


Cuando dudamos o estamos indecisos sobre algo planteamos tanto preguntas como posibles respuestas. Hay dudas de dudas, están aquellas que corresponden a indecisiones sobre trabajos, proyectos, personas, relaciones, desafíos etc, y hay otras que simplemente surgen y ni siquiera sabemos sobre qué dudamos, es la sensación o percepción sobre “algo acerca de lo que hay que dudar”.



dudar, incertidumbre, arquitectura, mente, bogotá, desafío, humano, ser, alma, diseño interior

Este tipo de sensaciones (de dudas) son aquellas que intuimos pero no logramos determinar y por lo tanto no las transformamos en algo racional. Nos pueden causar “corazonadas o presentimientos”, incertidumbre, inquietud e intranquilidad, pero estas connotaciones dependen de cómo las conduzcamos o dirijamos.


De por sí dudar sobre algo que no sabemos pero lo sentimos hace parte del conjunto procesos que se desarrollan en el proceso intuitivo y la intuición no posee ni se caracteriza por actos conscientes ni razonamientos. El enfoque que le demos a este estado desplaza una energía a la cual le podemos otorgar atributos y convertirla tanto en positiva como negativa y nos convertimos sin querer en exploradores de algo tan nuestro como desconocido.



ser, humano, conciencia, mente, alma, diseño, arquitectura, vivienda, remodelación, mente

Si estar indecisos se convierte en un acto y sentimiento de incertidumbre, de desasosiego o intranquilidad, es porque no estamos encauzando bien la energía hacia el verdadero propósito de dudar, el cual es expandirse, flotar, fluir, seguir la percepción, intuir, atravesar y dejar pasar donde en ningún caso decimos “resolver”. De hecho, no hay duda que no esté resuelta, o que no esté resolviéndose en este momento, y varias veces ni nos enteramos que hubo resolución ya que como lo describimos y según nuestra apreciación, corresponde a un estado energético donde probablemente hay algún tipo de cambio y transformación muy sutil en un plano totalmente intangible.


Dudar es sinónimo de abrirse al cambio, de mirar hacia el interior, de replegarse y contraerse en uno mismo, dudar no significa no estar seguros, dudar por el contrario es libertad de Ser y de movernos en nosotros mismos.



dudar, cambio, resilencia, adaptación, cambio, sensorial, sentidos, arquitectura, diseño, bogotá

Cuando te “asalten” este tipo de dudas, no busques respuestas, fusiónate con ellas y reencuéntrate…

3 visualizaciones
bottom of page